Martín Maganas: “Quiero ser Presidente para transformar la vida de los argentinos” – Pablo Layús
Connect with us

Empresariales y Politica

Martín Maganas: “Quiero ser Presidente para transformar la vida de los argentinos”

Publicado

el

Nació hace 46 años en Martínez, al norte del Conurbano, y desde muy joven creó y desarrolló empresas exitosas. Hoy reside con su familia en Pilar y es dueño de la firma Ecoliva. El planteo de sus hijos de querer irse del país lo decidió a presentarse como candidato a concejal por el Partido Renovador Federal. “Acá hay chicos con desnutrición. Voy a trabajar para que eso no pase nunca más”, sostiene con firmeza.

El día que sus hijos Lautaro (16) y Victoria (14) –hace pocos meses– le dijeron que querían “irse del país para estudiar en el exterior”, a Martín se le hizo un nudo en la garganta. Recordó una carta que le había escrito su padre el 30 de julio de 1989 –cuando tenía la edad que hoy tienen ellos– y que guarda como un tesoro. “Sos un buen muchacho, inteligente, voluntarioso, y estás lleno de ganas. ¡Vos estás predestinado a realizar cosas buenas e importantes para este país!.

  • De empresario a candidato. En su fábrica de Munro, donde emplea a más de 20 personas y produce uno de los aceites más selectos del país.

Con los ojos todavía húmedos, Martín Maganas hizo una llamada aceptando la propuesta que desde hacía tiempo le venían haciendo sus amigos de la infancia: presentar la candidatura a concejal del HCD de Pilar, el municipio del norte del Conurbano donde tiene su hogar.

UN EMPRESARIO QUE QUIERE HACER HISTORIA. “Primero voy a ser concejal, luego intendente, después gobernador de la provincia y por último, Presidente, confía seguro el hombre de 46 años que desde muy joven, con ideas propias y creativas, se destacó en cada actividad que encaró.

  • En campaña. En el barrio La Escondida, en Pilar, uno de los lugares más humildes del municipio, donde Martín lidera las encuestas entre los vecinos.

Hijo de Juan Carlos –multicampeón de natación, jugador de waterpolo, y martillero público– y Lucila Montaña –dueña de una distribuidora de productos naturistas–, y hermano de Matías (47) y Silvina (51), empezó a trabajar a los 14 años en los distintos negocios que tenía su familia. Hasta que a los 20, en 1995, junto a un amigo de la facultad con quien estudiaba Licenciatura en Marketing, abrió su propia agencia en Callao y Santa Fe, pleno centro de Buenos Aires.

No tardó en llegarle su gran oportunidad: organizar el cierre de campaña del ingeniero Álvaro Alsogaray, quien postulaba su reelección como diputado nacional por la Capital. La acción fue tan exitosa y tuvo tanta repercusión que a los pocos meses su agencia, Keily & Co, se transformó en una de las más importantes del país. En paralelo, y para difundir sus actividades, fundó la revista Dardo Rocha Magazine. “En poco tiempo éramos los número uno”, se enorgullece Martín. Pero una estafa del padre de su amigo –de un día para otro les vació todas las cuentas y se fue del país– lo obligó a virar el rumbo.

  • Olla popular. El pasado fin de semana junto a Abril, Sol, Andrea (la familia Ghezzi) y Eliana Laura Muñoz, ayudando a los vecinos del barrio Rivera Villate.

VOLVER A EMPEZAR. Con 22 años, esfumada la ilusión de que su vida económica estaba resuelta, Martín tuvo que volver a arrancar de cero. Por la exitosa experiencia en su agencia le llovieron propuestas. Terminó aceptando la del grupo ACCOR. Trabajó allí dos años realizando distintas acciones, pero “no era del todo feliz”, cuenta. Un día, cuando vio cómo despedían a un gerente con trayectoria en la empresa, no toleró la injusticia y decidió independizarse.

Y volvió a reinventarse. Comenzó a vender aceite de oliva en almacenes y supermercados de barrio. Al año pudo montar su propia empresa en Munro, partido de Vicente López. Creó la marca Ecoliva y hoy, después de dos décadas, es uno de los aceiteros más reconocidos del país. Para devolver un poco de todo lo que la vida le dio, primero abrazó la causa de la Fundación Abril –que ayuda a víctimas de bullying y violencia–; luego de aquel planteo de sus hijos decidió presentarse en las PASO del domingo 12 como candidato a concejal de Pilar por el Partido Renovador Federal.

–Por lo general, el empresario exitoso le escapa a la política. ¿Cómo reaccionó su familia cuando les dijo que presentaba su candidatura?

–Me alentaron desde el primer día. Porque me puede ir muy bien, puedo tener una vida económica tranquila, pero si mis hijos se quieren ir del país, o mis familiares y amigos no llegan a fin de mes; es el momento de hacer algo.

–¿Se puede modificar este presente?

  • Productos de primera calidad. El empresario con toda su línea de Ecoliva. Arrancó vendiendo en los almacenes de barrio y hoy es dueño de su propia empresa

–Sí, pero para eso hay que cambiar la manera de hacer política y la manera en que decidimos a la hora de votar. Desde hace décadas, los políticos argentinos aplican una receta que evidentemente no funciona. Y la gente vota siempre a los mismos candidatos. Esta combinación provoca que hoy, para darte un ejemplo, el partido de Pilar esté en las condiciones que está.

–Cuando uno escucha “Pilar” lo asocia con barrios privados y casas quintas…

–La realidad es muy diferente. El 50 por ciento de los vecinos carecen de agua potable y cloacas, y en sus barrios las calles son de tierra. A dos mil metros de la Panamericana, si llueve fuerte como estos días, las ambulancias no pueden ingresar, porque se quedan atascadas. Hay una desigualdad tan grande que debería darnos vergüenza a todos.

–¿Cómo se cambia esa realidad?

–Es mucho más simple de lo que comúnmente se cree: sólo hay que utilizar el presupuesto millonario que tiene este municipio. Siempre digo que la constancia es la base del éxito, sea en una empresa o en la política de un país.

  • Debut electoral. Martín en plena campaña en Rivera Villate. Desde que decidió presentar su candidatura tuvo una gran aceptación en los barrios más carenciados

–Nadie pudo resolver el grave problema de la inflación, que nos azota desde hace décadas. ¿Qué haría usted?

–No hay una receta milagrosa, pero tampoco es tan complicado. Basándome en mi experiencia, lo primero que haría sería darles créditos blandos a las pymes, para que puedan invertir en maquinarias y en producción. Esto las volvería más competitivas, podrían bajar los precios, contratar más personal… Se generaría un círculo virtuoso y exitoso donde todos ganaríamos.

–¿Por qué no se hace si es tan sencillo?

–Para mí es sencillo porque vengo de la actividad comercial e industrial. Yo no sé si los que toman decisiones manejaron alguna vez una empresa, la convirtieron en un negocio exitoso, les tocó perder, reinventarse, volver a la cima… Toda esa experiencia, si la llevás a la política, puede cambiar la historia y la realidad del país.

  • El Partido Renovador Federal es el espacio que Martín eligió para lanzarse como candidato. Morena Rial y el abogado Alejandro Cipolla se sumaron a la campaña junto a la Fundación Abril.

–¿Argentina es un país difícil para alguien que quiere invertir?

–Como están planteadas las cosas no es sólo difícil: es inviable. Los políticos argentinos tiraron tanto de la cuerda que no entienden que ésta ya se cortó. Su relación con la gente está rota, nadie les cree nada. Y en materia económica, lo único que se les ocurre es poner más impuestos. Este sistema nos llevó a este desastre: un país que supo estar entre los mejores del mundo, reconocido como el granero del planeta, y que hoy tiene a la mitad de la población viviendo en la pobreza y la indigencia.

–¿Qué sentimientos le provoca esa realidad?

–Dolor, bronca, indignación. ¿Qué nos pasó? ¿Cuándo decidimos darle la espalda a la gente? ¿En qué momento el hambre de un chico dejó de ser nuestra prioridad? Cuando recorro con la Fundación Abril los barrios más humildes, no hay un día que no me vaya a casa con el alma partida. El dolor y la impotencia me hacen reflexionar largamente. Pero como tengo sangre espartana en mis venas, decidí involucrarme y hacer algo. Voy a ser Presidente para mejorar la vida de los argentinos.

–¿Podría describir lo más duro que vio?

–Hay dos cosas que me hacen m… Una, las personas mayores, indefensas, sin ningún tipo de ayuda. Un tipo que trabajó toda su vida, en lugar de disfrutar sus últimos años junto a sus hijos y nietos, muchas veces no puede ni ir a verlos, porque no tiene plata para cargar la SUBE.

  • Guiso de fideos en el barrio La Lata. El martes 7 por la noche, junto a los habitantes de Villa Rosa encabezando una olla popular en la que participaron más de 100 personas.

–¿Y la segunda?

–Los chicos, los más vulnerables, los que van a ser el futuro de este país. Estamos recorriendo los barrios con ollas populares y ahí vemos la necesidad que existe. No hay que ir al Norte ni meterse en el bosque chaqueño para ver chicos con hambre. En Pilar tenemos desnutrición infantil, aunque muchos se hagan los tontos y no lo quieran ver ni decir.

–El último empresario que llegó a ser Presidente no dejó una buena imagen y en materia económica fracasó. ¿Le preocupa que puedan compararlo con Macri?

–Me tiene sin cuidado. Macri era Mauricio y yo soy Martín Maganas. Todo lo que emprendí en mi vida lo transformé en algo exitoso. A diario –y no empecé ahora que soy candidato– recorro el municipio y ayudo a las personas que la están pasando mal. Mis ganas de transformar la realidad son genuinas y sinceras. Gane las elecciones o no, voy a seguir trabajando por la gente. Es una promesa que les hice a mis hijos.

Seguir leyendo

CORDOBA

Urquiza

@adosmanoscocinanatural

Entradas y Páginas Populares

Es chisme

Entradas recientes

Trending