El último parte médico trajo un poco de luz a la familia. “Su estado no se ha agravado. Eso nos da esperanzas”, señaló ante los medios comunicación.

“Está recibiendo una atención excelente. Le hablamos y oye. Hemos visto que está recibiendo lo que se le habla. Con su hijo Federico vimos un leve movimiento de cabeza y la respiración se nota un poco más agitada. Esos son síntomas de que está escuchando. Y si escucha es porque el cerebro está funcionando bien”, enfatizó Carlos.