Connect with us

Lo último

La carta de un artista que se hizo viral

Publicado

el

Se trata de un texto que escribió Gianluca Zonzini quién es un joven actor y músico haciendo sus primeras armas en el ambiente y que de repente se ve afectado como todos. Forma parte de la gran mayoría que se le hace imposible aguantar hasta que todo se reactive, pensando que su actividad será una de las últimas. Y escribió una carta. Dirigida a todos y que vale la pena leer para saber como están sufriendo la situación esos actores invisibles, esos técnicos, acomodadores, músicos, plomos y miles de actividades que son impulsadas por el motor del entretenimiento y el arte

“Carta desde las profundidades sin luces, brillos, cámaras, micrófonos y escenarios”

En este insólito y ya casi naturalizado contexto de pandemia y confinamiento millones de personas en todo el mundo permanecen aisladas de sus afectos y actividades durante la cuarentena. La incertidumbre se respira con cada bocanada de aire fresco que entra por nuestras ventanas ahora que empieza a otoñar. El aire incierto ingresa para compensar nuestra falta de salida al mundo y cuando salimos a hacer compras solo podemos llevar ese aire con nosotros – contenido dentro del tapabocas personal – para respirar en continuado el mismo oxígeno. Entonces lo que sale de nosotros vuelve siempre a nosotros mismos, sin ninguna fuga, sin sorpresas o intervenciones. Lo mismo ocurre con nuestros pensamientos, emociones y formas de sentir o ver el mundo cuando solo quedan encerradas y rebotando dentro de nuestras mentes. Es ahí donde aparece esa fuerza creadora del intercambio, esa interjección de subjetividades e imaginario, la electricidad compositora de nuevos territorios inexplorados, eso que comúnmente llamamos arte, la fibra transformadora de la expresión. Quizás algunos puedan separar al arte de la vida, yo lo hago solo como una forma de separar mi manera de vivir de las de otras personas. Ser artista puede ser para algunos una cuestión de oficio y para otros es simplemente una (la) forma de inscribirse en el mundo. Mercedes Sosa dijo una vez en una entrevista “Cantar para mí es un medio para comunicarme con la mayoría de la gente… lo único que sé hacer es cantar, es mi vehículo más inmediato de llegar a toda la gente…para mi es el único aporte que yo doy como ser humano a mis compañeros y al cambio”
Algunas actividades laborales logran permanecer en vigencia cuando se trata de trabajos que no dependen del encuentro físico de las personas. En el caso de los artistas es muy difícil o casi imposible readaptar las actividades a los nuevos preceptos del confinamiento. Todos los shows se cancelaron, como también las obras de teatro, los eventos, rodajes, clases y
espacios de encuentro. Para todos los que se dedican al arte y a la creación colectiva esto genera graves daños no solo a nivel económico y profesional sino que también implica un cambio radical en el modo de habitar el mundo. Es precisamente el arte escénico el que necesita de los cuerpos vivos para dotarse de existencia.
Sin embargo, cabe destacar que este contexto de pausa propuso un ambiente un poco más sereno para la germinación de trabajos más íntimos o silenciosos, como componer, escribir o pintar. Esta pandemia nos obligó a ponerle un freno a la desgastante y apurada rutina diaria que veníamos llevando y que hasta hace poco llamábamos “normalidad”. Frente a todas las carreras y exigencias de nuestro sistema imperante de
hiperproductividad, la cuarentena se impuso para hacer posible (al menos en algunos aspectos) el respeto por el tiempo a la hora de crear o producir nuevas obras, canciones, textos, etc.
En la casa donde vivo somos cuatro en cuarentena y de alguna u otra forma nos dedicamos al arte. Afortunadamente pudimos seguir generando nuevos proyectos en conjunto, siendo conscientes del privilegio de tener en la casa algunos recursos favorables para la creación. Una cámara, un estudio de grabación y un patio, todo lo demás es inventiva. Grabamos canciones, algunas originales y otros cuantos covers, hicimos arte de tapas, fotos, remeras batik , pintamos, nos cortamos el pelo y cambiamos de look varias veces. Lo mismo estará pasando en otras casas, cada uno con los recursos que tenga a mano. A veces es suficiente con tener un papel para escribir o con tener el cuerpo disponible. Son justamente la actuación, el canto y la
danza las que precisan casi únicamente del cuerpo presente para existir. Pero también necesitamos de los otros cuerpos y sus relaciones vivas para que estas existencias cobren sentido.
Es por eso que siguen sonando un sinfín de alarmas para los artistas y la supervivencia de los procesos creativos. Y nada se parece a la calma. La falta de trabajo remunerado, la ausencia de shows, castings, audiciones, filmaciones y ensayos nos han dejado desprovistos. La clásica pregunta “¿De qué voy a vivir?” se hace cada vez más enorme y problemática. Ante este intrincado contexto surgen algunas alternativas que funcionan a modo de paliativos, como clases virtuales, transmisiones en vivo, recitales por YouTube, castings online, etc. La constante explotación de las redes sociales se manifiesta como único medio de comunicación. Donde la expresión, la exposición y la promoción parecieran ser casi la misma cosa. Esto sin duda deprime y desgana. Ver a la actuación, la danza o a la música (entre otras disciplinas) reducidas a la promoción o a lo que solo pueda exponerse a través de las redes sociales; fomentado por el intento desesperado de cada uno por seguir mostrando su trabajo para no desaparecer, para no apagar la chispa. Arthur Miller escribió: “El teatro no puede desaparecer porque es el único arte donde la humanidad se enfrenta a sí misma”.
¿Existe algo que puede reemplazar a los vínculos físicos y afectivos entre los actores, las actrices, el espacio y los espectadores? Algo que sustituya a la materia activa entre los músicos y su público, ese valor ritual del encuentro, el acontecimiento único y presencial, la red de afectos que se teje en una película. ¿No hablan las películas y las obras del encuentro entre las personas tanto en sus contenidos como en sus formas? Es imposible comparar y reemplazar lo vivo por lo virtual. Probablemente la solución no esté detrás de nuestras pantallas ni en el aire incierto que respiramos solos, probablemente tengamos que transformar ese aire, compartirlo con los otros y reencontrarnos cuando sea posible. Mientras tanto seguiremos creando e imaginando, como siempre. No sabemos que inventaremos las siguientes semanas, solo sabemos que seguiremos inventando “Cuando llegue la inspiración, que me encuentre trabajan
do”.

Gianluca Zonzini

Anuncios

Lo último

Las imágenes más impresionantes del incendio en Carlos Paz

Publicado

el

En una nueva jornada de condiciones climáticas adversas, los vecinos del barrio Villa del Lago vivieron momentos angustiantes por el avance de un voraz incendio que amenazo a sus viviendas. Las llamas llegaron hasta el complejo Peko’s y varios vecinos debieron auto evacuarse.

Mira las imágenes que conmovieron a todos:

Seguir leyendo

Lo último

Adrian Suar y un difícil momento

Publicado

el

Por

La Asociación Argentina de Actores comunico la muerte de la actriz Lilian Keller, mama de Adrián Suar

No hubo otros detalles pero si la rápida repuesta de los famosos con sentidas palabras para la familia

Seguir leyendo

General

Aparecen fotos de las cenas que Moria le organizaba a Menem

Publicado

el

Adriana Salgueiro reveló cómo eran las cenas en la Quinta de Olivos con el ex presidente, Carlos Menem, y contó que Moria Casán era quien las organizaba..

En el ciclo radial “Espléndidos e infidentes”, Salgueiro detalló: “Esas cenas las organizaban Moria y su marido, Luis Vadalá. Moria era una ”RRPP VIP”, invitaba a gente muy importante de ese momento. A mí me invitaron dos veces, pero fui una sola. Me llamó y me dijo: ”¿Te gustaría venir a Olivos, a una cena que está organizando Carlos?”. Para mí fue un sorpresón”.

La actriz contó que en esas cenas no se bailaba, sino que se comía y el anfitrión era el que dominaba la conversación. Comenzaban a las 21 y culminaban a la hora cero.

Como parte del testimonio de esos encuentros, el mismo programa radial difundió dos imágenes a donde se la puede ver a Salgueiro junto a Menem mientras él le firma un libro que entregaba como agasajo a los invitados.

En una de esas fotos, se puede ver a Mónica Guido, actriz que fue vinculada sentimentalmente con el ex presidente.

“Mónica Guido llegó sola, entró como si estuviera en su casa y se llamaron por nombres diferentes a los que los conocíamos. Eran ”Arequito” y ”Anillaco”, esos eran los apodos”, reveló la actriz. “Llegó cuando nos estábamos yendo, y se quedó”, terminó diciendo Adriana, dando pie a los rumores de un romance entre Mónica y Menem.

En esa misma imagen, se ve a Moria Casán quien reveló hace poco su cercanía con Menem y las anécdotas sexuales que lo vinculaban.

“Una de las mujeres de él me comentó que ellas iban como a matarlo in the bed (en la cama) y no podían, el que las mataba era él. ¡Impresionante! Tipo Cirque du Soleil”, contó Moria en el programa “Confrontados”.

Y agregó más detalles: “Una de las chicas me comentó algo muy divertido. Se imaginan que el señor hacía toda clase de cosas, parece que las daba vuelta como una media, no las dejaba hacer nada y él hacía de todo. Muy trabajador, muy trabajador, ¡pero tipo primate, mal!”.

Seguir leyendo

Nuestros mayores

Córdoba

Te lo llevan

Entradas y Páginas Populares

Es chisme

Más

Trending