Ángel Carabajal :"El gran ganador de la temporada" - Pablo Layús
Connect with us

Lo último

Ángel Carabajal :”El gran ganador de la temporada”

Publicado

el

En un año de crisis económica y pandemia, se animó a montar tres espectáculos en Carlos Paz, y fue el productor que más tickets cortó en la temporada. Además se quedó con el Carlos de Oro, un reconocimiento a su puesta en escena y a su actuación. La historia del chico que se crió pidiendo plata en la calle y que hoy, a los 38 años, se consagró como El Rey de Carlos Paz.

La Primera gira de Ángel Amadeo Carabajal (su padre le puso ese segundo nombre por la admiración que le tenía al arquero de River, el Gran Carrizo) fue a los 4 años. Claro que en aquellos viajes por los distintos pueblos de la provincia de Córdoba no había luces, escenarios, disfraces, gente aplaudiendo, y mucho menos glamour. Esas primeras experiencias estaban cargadas de tristeza, lágrimas, caras sucias, ropa limpia pero remendada, zapatillas llenas de agujeros, y ñata contra el vidrio sobre la vidriera de algún restó, rogando que un alma caritativa se apiade del ruido que hacía su pancita por el hambre.

A su lado Diego César Palacios, compañero inseparable de aquellas aventuras miserables, hacía que ese dolor en el alma sea un poco más llevadero. Su primo era su hermano mayor, su superhéroe, su ídolo; todo.  A pocos metros, sentada en un banco abandonado y descascarado de una antigua estación de tren, muchas veces con los ojos llenos de lágrimas, estaba María Antonia Palacios, la abuela que después de criar nueve hijos, decidió hacerse cargo de sus dos nietos, y rescató a Ángel del Hogar de Niños Pablo Pizzurno, donde sus papás Felisa y Pablo, lo habían abandonado. La mujer de más de sesenta años, con la piel y las manos curtidas por el sol, y sus pulmones que sonaban como un bandoneón pinchado por el asma; tomó la decisión de llevárselos a su humilde casa de barro en Oncativo, a 80 kilómetros de la capital cordobesa, donde también vivía junto a Luis, un hijo discapacitado.

Angel Carabajal, en pleno ensayo de ” America Show”

Eran tan pobres que necesitaron de la ayuda de todos los vecinos para poder conseguir la aprobación de la asistente social que fue a visitarlos para ver si les otorgaba o no la custodia y la tenencia de Ángel. “Un día antes que viniera, los vecinos le prestaron camas, colchones, mesas, sillas, platos, vasos, tenedores… Y esa cadena de favores fue la que me salvó la vida. Con mi primo Diego siempre decíamos que no teníamos mamá y papá, pero sí una abuela que a pesar de su delicado estado de salud, había decidido criarnos”, cuenta hoy Ángel con la vista perdida en el horizonte, mientras que con su mano derecha aprieta el Carlos de oro, premio que hace unas semanas acaba de ganar en Carlos Paz.

Actor a los cuatro años. Como la abuela de Ángel era viuda, sin jubilación y sin ninguna posibilidad de conseguir trabajo por su delicada salud, no le quedó otra opción que salir a mendigar junto a sus dos nietos. Y al igual que en la película La Vida es Bella, -escrita, ­dirigida y protagonizada por Roberto Benigni-, la mujer inventó un juego para que la carga no sea tan pesada: “¡El que más plata consigue es el ganador del día!”, les dijo a los chicos, y de esa forma, Ángel arrancó el que iba a ser el primer trabajo de su vida. “Nos bañaba en casa –rememora Carabajal-, nos vestía con la mejor ropa que teníamos y nos llevaba hasta la capital cordobesa para pedir monedas en los semáforos. Al principio se me caía la cara de vergüenza, pero cuando empezamos a ganar la plata que necesitábamos para comer, para vestirnos, y para comprar los remedios de mi abuela; entendí que lo que estaba haciendo era muy importante para sobrevivir. Y sin querer, esa fue mi primera escuela de actuación: ¡cuanta más cara de Gato con Botas le ponía a la gente -Ángel hace alusión al personaje de la película Shrek-, más plata conseguía!”.

Ángel Carabajal se llevó este verano el Carlos de Oro.

-¿Quién ganaba en ese juego de juntar más plata: usted o su primo?

-¡Casi siempre yo! Claro que corría con ventaja: era el más chiquito y el más lindo de los dos (Carcajadas).

-¿Ustedes se podían quedar con algo de lo que juntaban o todo se lo tenían que dar a tu abuela?

-Mi abuela nos separaba una parte así nos podíamos comprar algo que quisiéramos. Al poco tiempo comenzamos a vender rosas y con eso sí que juntábamos mucha plata.

-¿Qué fue lo primero que se compró?

-Una bicicleta a los nueve años, la primera que tuve en mi vida…  (hace un largo silencio, sus ojos se humedecen y su voz se quiebra por primera vez en la charla).

-¿Qué pasó con sus papás?

-Yo nací producto de una relación casual que mi mamá tuvo con mi papá… Pero como mi vieja era una persona discapacitada, con epilepsia crónica, no se pudo hacer cargo y me dejó en la puerta de la casa de mi viejo con una nota que decía: “Te devuelvo a tu hijo…”.

-¿Su padre tenía trabajo?

-Hacía changas rurales…, pero vivía al día. Además tenía muchos problemas con el alcohol y claramente no se podía hacer cargo de un bebé recién nacido. Un día lo desperté con un llanto desgarrador porque quería la mamadera y que me cambien los pañales, y no me aguantó más. Me dejó en el orfanato.

-Su abuela fue una especie de heroína, la mujer que lo rescató…

-Sí, a su manera y como pudo, fue quien me dio los primeros besos, abrazos y caricias…

Carabajal encabeza el show que hará funciones hasta el 7 de marzo en el espacio Mónaco.

-¿Pudo ir a la escuela?

-Hice el primario salteado, como pude… Iba poco a clases pero tenía dos cosas muy buenas, era un chico muy inteligente y aprendía muy rápido.  Además me encantaba actuar: ¡participaba en todos los actos y en ese tiempo ya era un gran bailarín!

-¿Ese amor por la actuación y por el baile terminaron siendo una especie de salvación?

-Sí, sobre todo la pasión por la danza. Eran tantas mis ganas de participar que conmovía a mis maestros y siempre me ayudaban con las notas. A fin de año, cuando todos los papás venían a buscar los boletines, los míos quedaban apilados… Ahí, cuando veía a mis compañeros tomados de la mano, me iba a llorar al baño para que nadie me viera. Yo no quería tener plata, la mejor ropa, o comida calentita: quería que mamá y papá vinieran a la escuela para firmar y retirar mi libreta…, quería una familia como la que tenían los otros chicos, ese era mi sueño.

“De vez en cuando la vida, nos besa en la boca”, escribió Joan Manuel Serrat y eso fue lo que le pasó a Ángel cuando se enamoró de su vecina María Eugenia Fernández.  Para conquistarla, como ella era bailarina de folclore, él también decidió anotarse a estudiar danza en la Escuela Municipal de Oncativo. Mientras trabajaba de ayudante de panadero, de albañil, de jardinero, canillita, o cartonero; invertía parte de lo que ganaba en aprender a bailar, tocar la guitarra y el bombo. Luego de seis años, cuando se sintió listo, preparado, y había sido multipremiado en casi todos los festivales en los que participó, su fue a recorrer el norte y el sur argentino para especializarse en los bailes de las distintas danzas. Unos meses después su abuela enfermó y volvió a Córdoba. Allí convenció a los papás de Melisa Bernardi (36), “la mejor y más linda bailarina del pueblo”, recuerda, para que le permitieran a su hija ensayar con él ocho horas por día de lunes a lunes. Al año se convirtieron en una de las mejores duplas de baile de Córdoba y de la Argentina.

Soledad Pastorutti t Lizy Tagliani fueron espectadoras de lujo en “America Show”

Luego llegaron los viajes y la vida en Buenos Aires, las clases de tango en la academia de Mora Godoy, las giras por el exterior, su debut como coreógrafo junto a Melisa en el festival de Jesús María, y la oportunidad de ser productor y jurado en Tu mejor Sábado y Tu mejor domingo;  El Campeonato Nacional del Malambo; programas para Ideas del Sur.  Hasta que tocó el cielo con las manos con el desembarco en Carlos Paz; primero como productor de una obra de Federico Hoppe y Pablo Chato Prada, y luego con su apuesta personal como productor de sus propias obras, en lo que ya lleva cinco años, y cada vez son más numerosas e impactantes.

-¿Siente que la danza finalmente le cambio la vida?

-Sí, dejé de ser el chico pobre, el que pedía limosna en la calle, el negro del barrio humilde IPB;  y me convertí en El Gaucho, uno de los mejores bailarines del país. La gente comenzó a señalarme como “El artista”, me dio un lugar en una sociedad que muchas veces, por mi condición, me había excluido.

Carabajal de vacaciones junto a su Flia.

Ángel finalmente se casó con Melisa, su novia desde la adolescencia, la chica de sus sueños, la mujer a quien, en 2006,  le declaró su amor mientras comían unos sándwiches de jamón debajo de la Torre Eiffel en Paris. Juntos son papás de dos varones –Gino (14) y Felipe (8)–, quienes trabajan y actúan en su última obra. Al momento de dar esta entrevista, Ángel viste pantalón y camisa de color blanca, y un sombrero negro. En su mano tiene el Carlos de Oro y sobre una repisa del living los ocho premios que ganó con dos de sus tres obras que aun hoy siguen en cartel: América Show y Haydée, Voces de la Tierra, una obra que homenajea a la majestuosa Mercedes Negra Sosa.

Hacer un repaso de su vida provocó risas y lágrimas. Al final de la entrevista, antes de despedirnos, vuelve a poner su premio dorado en la repisa, y sujeta fuerte una foto en la que está junto a su mujer y a sus hijos. Esa imagen indica que hace años, cuando decidió construir una familia, Ángel Amadeo Carabajal se convirtió en El Gran Ganador, de su propia historia.  

Chuchú, es el hijo más pequeño de Ángel Carabajal , quien se lleva todos los aplausos.
Angel Carabajal junto al chaqueño palavecino quien fue invitado a compartir escenario en bien argentino, el verano pasado en Carlos Paz.

loading...

General

Diego Ramos habló de la posibilidad de ser papá

Publicado

el

En una profunda entrevista con Pampita, Diego Ramos tocó distintos temas de su carrera y vida personal. Y luego de dejar en claro que está muy enamorado de su pareja, Mauro, el actor habló de la paternidad.

Indagado por la conductora de Pampita Online, el invitado remarcó que la idea de agrandar la familia no es algo que esté en sus prioridades en la actualidad: “La verdad es que no pienso mucho en eso, ni siento que sea una deuda pendiente”, comenzó diciendo.

“Hay algo que me sucede a mí que es que, cuando era más joven, no suponía que en algún momento iba a poder casarme, tener hijos y legalizar mi situación. Por suerte, ahora se puede en el país pero me parece que es un chip que todavía no cambié”, agregó.

Y aclaró: “No es por eso que no tengo hijos ni nada por el estilo, pero no es algo que necesite hacerlo o sienta que me va a llenar desde otro lugar más que mis sobrinos o los hijos de mis amigos”.

Diego Ramos se mostró por primera vez con su novio en las redes: la tierna postal veraniega de la pareja
Por último, Diego dio detalles de cuáles serían sus pasos a seguir para ser papá: “En el caso de querer tener un hijo, yo creo que adoptaría y quizás un niño o una niña un poco más grande. No cierre esa puerta, pero tiene que ser en los próximos años para que pueda levantarlo porque sino el cuerpo ya no me va a dar”.

loading...
Seguir leyendo

General

La tristeza de Diego Pérez al recordar a Carlín Calvo

Publicado

el

Simpático, talentoso, divertido, amigo de sus amigos Diego Pérez alberga una suma de cualidades para los que lo conocen bien, y también para los que lo disfrutan a través de sus personajes.

Nacido y criado en el seno de VideoMatch (hoy “referentes de una generación”, como él mismo reconoce sorprendido), el actor estuvo en Los Mammones e hizo un repaso de su carrera y de su vida personal y profesional.

Y aunque la entrevista transitó por los carriles humorísticos habituales, el clima dio un vuelco cuando salió en la conversación Carlín Calvo, con quien trabajó en la puesta de Taxi 2, poco antes de que al actor le diera su segundo ACV. “Estábamos por estrenar en Mar del Plata, en el teatro Güemes -recordó Diego acongojado-. A Carlín siempre le costaba estudiar la letra, y el día del estreno me dice: ‘Repasemos la letra que no me acuerdo nada, ¿yo qué digo? Y pasame la gaseosa que yo no la puedo agarrar’. Y la tenía al lado. En eso veo que empieza a transpirar y se le desvía un ojo. Lo llamo a Carlos Olivieri (el director) y le digo: ‘Me parece que Carlín no está bien’. Por suerte estaba su mujer, Betty Villar, que además de actriz es médica. Mientras lo miraba, Olivieri me pide que le avise al público que vamos a demorar porque tiene problemas uno de nuestros compañeros. Cuando vuelvo, Carlín ya estaba tirado en el suelo”.

La angustia compartida por todo el elenco, que siguió a la ambulancia rumbo a la clínica, mientras se le explicaba al público que no iba a haber estreno: “Fue durísimo para todos nosotros. Hasta el día de hoy nadie reclamó la devolución de la entrada. Ya existían las cámaras en los celulares y no hubo ni una sola foto. Es impresionante el respeto que le tuvieron a Carlín”.

Con el protagonista peleando con su vida, el primer impulso fue cancelar todo, “se levantaba la obra -continuó el actor que también tuvo palabras de cariño y afecto para Diego Maradona- y Carlín quedaba en una mala situación económica. Estaba la obra ensayada, la escenografía lista, le dije a Olivieri: ‘¿Por qué no buscamos a una persona que haga el papel de Carlín? Y tanto Karina Galucci como Javier Faroni, que fue un incondicional hasta el día de su fallecimiento, me pidieron que yo hiciera lo de Carlín. Y lo hice con la ropa que usó él hasta esa función”. En ese momento pudo más la emoción, al invitado se le quebró la vez y brotaron las lágrimas.

Si bien la historia es de 2010, Diego Pérez la tiene tatuada en su corazón: “Se están haciendo tantas biografías en Netflix que a veces pienso qué lindo sería contar su historia, ayudaría a tanta gente. Además, también toda su historia divertida, y el hecho de que logró que a los hombres nos gustara el galán que le gustaba a nuestra novia. Fue una persona increíble”.

loading...
Seguir leyendo

Lo último

El encuentro entre Jorge Rial y El Dipy

Publicado

el

Por

El músico fue al programa de Rial. Pese a sus diferencias se sentaron a hablar y se recriminaron varias de las afirmaciones que fueron emitiendo desde hace tiempo. Jorge lo conoce desde la época donde solo aputaba al espectáculo y El Dipy sabe a donde iba

“Vos pensás que soy de un lado que no soy. Yo no soy de nadie. Mi primera intervención en la política fue en Intratables sacudiendo a Macri”, aseguró de arranque El Dipy en TV Nostra, por América, sentado para un mano a mano con Jorge Rial. “Te cagaron tus pares. ¿Viste cuando te marginaban?”, le contestó el conductor en referencia a artistas de cumbia como El Polaco Cwirkaluk.

loading...
Seguir leyendo

CORDOBA

Covid19

DIVENTARE

@adosmanoscocinanatural

Urquiza

Entradas y Páginas Populares

Es chisme

Trending